Mi diario

.:: Mi diario::.

He aquí los trozos remendados de un viejo diario ultrajado y polvoriento, que antes fue privado y ya nunca más podrá volver a serlo. En sus letras despojadas de intimidad, ya no quedan secretos pero sí, frases sueltas de mis libros, recuerdos, añoranzas, reflexiones, preguntas, emociones, verdades y mentiras...
Esta página no es un blog, es mi diario ya sin velo y todavía herido, desde aquel día que le arrancaron a mi vida, la palabra: mío.
Laura.


TORMENTAS

No conocía el significado de los colores: amarillo, naranja y rojo cuando lo usaban para alertar sobre la magnitud de las tormentas, por eso, no me preocupé de cerrar puertas ni ventanas, de colocar más arriba todo aquello que verdaderamente me importaba, de tomarme un tiempo para separar lo que puede perderse, de lo que no...

No fui capaz de prever el poder de los colores y ahora que lo sé, ya no sirve para remediar nada. Y sigo sin saber que significa amarillo o naranja, porque esta tormenta llegó ya pintada de rojo, cambiando luego a violeta y pasando después a un color más oscuro, indefinido, que, todo lo arrastra, lo hunde, lo anega, lo empapa.

Todavía no sé cuánto perdí por culpa de mi ignorancia, todavía no sé cuánta fuerza tengo para emerger, para volver a empezar, para juntar algunos recuerdos y construir otro mañana. Lo único que sé con certeza, es que mis bases son sólidas y fuertes, capaces de aguantar el frío que se siente en estas profundidades de lo perdido, de lo arrasado, de lo hundido, de lo que ayer fue y hoy, ha desaparecido.

La tormenta pasó dejando sus consecuencias. No me culpo por mi ignorancia. Nadie puede saberlo todo. Y ahora, hundida en el fondo de lo que fue mi vida, confío en los tímidos rayos de sol que apenas pueden burlar la superficie de lo que fui, que su constancia consiga secar poco a poco tantas lágrimas y que su calor evapore tanta humedad de mi alma.

Pasará. Esto también pasará. Y volveré a ver el verde de los bosques y el agua cristalina en su cauce y volveré a sonreír, mejor que antes, porque descubrí que lo que soy sigue ahí apenas carcomido en los bordes, quizá despintado en algunas partes, pero fuerte, sólido, perseverante...
Descubrí que soy capaz de soportar tormentas sean del color que sean y pase el tiempo que pase.

Laura.-



Aviso Legal | © 2017 Todos los derechos reservados | Diseñado por: MiniDatos ®